Volver al indice de Tortugas

Reproducción

En la mayoría de tortugas marinas los ciclos reproductivos se repiten de forma anual, cada dos o cada tres años, estando esto determinado por el tamaño de las especie (especies pequeñas= ciclos anuales, especies más grandes=ciclos más largos). Sin embargo esta frecuencia no es permanente ya que las tortugas tienen la capacidad de suspender o interrumpir la secuencia cuando se encuentra en condiciones adversas.

El desove lo realizan en 2 o 5 puestas, y en ocasiones hasta más veces, la cantidad de puestas y su frecuencia es particular según la especie. De este modo, la tortuga baula o laúd ( Dermochelys coriacea) desova más de tres veces e incluso un mismo individuo puede anidar en más siete ocasiones durante una sola temporada. Esta misma especie presenta mayor actividad de anidación durante la luna nueva. Respecto a las tortugas lora ( L. olivacea ) es característico el ciclo anual de reproducción, además de las arribadas. La anidación en estas especies coincide con el cuarto menguante lunar. En las especies restantes, las cuales no se reproducen anualmente ni presentan arribadas, el ciclo varía entre 10 y 14 días.

La conducta gregaria en muchas especies responde a la facultad de reconocer a los individuos de su propia especie, incluso de la misma edad, sexo o a la pareja temporal o definitiva a través de colores, formas, olores, sonidos, etc. Para resolver esta condición en el medio acuático, donde es muy limitado el reconocimiento visual, a menos que estén suficientemente cerca los individuos, las tortugas utilizan su olfato. (Glándulas de Rathke)

El apareamiento se lleva a cabo en el mar. En el momento del cortejo, el macho muerde el cuello y las extremidades anteriores de la hembra, cuando ésta ha admitido al macho dominante adopta una posición horizontal y pasiva, mientras el macho se postra por encima de ella, sujetándose con las uñas curvadas de las aletas anteriores (según la especie posee una o dos uñas en cada aleta), a la vez que se ayuda con las aletas posteriores de la hembra para consumar la cópula. Se ha observado que la actividad sexual es más intensa durante las primeras horas del día. Si la hembra no está interesa por el macho se comporta de forma activa y agresiva, enfrentándose a los machos para evadir la cópula y retirarse.

Las tortugas marinas presentan fecundación interna. En los machos existe un hemipene con un surco medio longitudinal que durante la cópula adopta una forma tubular que facilita llevar el esperma hasta el fondo de la cloaca de la hembra. El esperma se acumula temporalmente en unos pliegues localizados en la sección media de los oviductos, posterior a la introducción de los espermatozoides en los óvulos, la cual ocurre en la parte anterior del oviducto, se depositan las capas amnióticas y la cáscara para culminar la formación de los huevos.

Se cree que el esperma puede llegar a almacenarse por períodos extensos, y conservar su viabilidad para fecundar los óvulos de la próxima temporada de reproducción. Sin embargo, se desconoce el mecanismo que regula la cantidad necesaria de esperma que se activa para cada desove. Así mismo, no se conoce si la fecundación precede a cada desove o si ocurre de una sola vez en todos los óvulos que se utilizarán en la temporada de ovoposición.

Subir