Volver al indice de Tortugas

Anidación

La hipótesis que sostiene que las tortugas vuelven a desovar a la misma playa donde nacieron, desde sus zonas de alimentación localizadas a cientos o miles de kilómetros de las playas de anidación, contribuye a explicar la estabilidad y permanencia de las colonias y poblaciones de estos organismos. Se especula que las corrientes marinas y los gradientes de temperatura juegan un papel clave en su orientación, e incluso se trata de interpretar esta orientación con el uso de señales magnéticas durante la navegación . Aparentemente, el sonido también facilita su migración, especialmente cuando alcanzan la zona de reproducción, debido a que el oleaje tiene un sonido característico en cada playa de anidación, determinado por la estructura del fondo, la profundidad e inclinación, el tipo de costa, así como por la flora y fauna marina.

Previo a la construcción del nido, la tortuga posiciona su cuerpo sobre la arena formando lo que se conoce como la cama. Una vez en esta posición, la tortuga empieza a cavar un hueco en la arena con sus extremidades posteriores moviéndolas de manera alterna de modo que el tamaño y profundidad del nido no sólo está relacionado con la especie sino con la talla del individuo.

Cuando termina de construir la cavidad en la arena, la tortuga entra en un estado de trance durante el cuál es poco sensible a las perturbaciones externas e inicia el desove durante el cual los huevos van cayendo acompañados de un líquido mucoso, lubricante que además parece tener propiedades bacteriostáticas y fungicidas. Al finalizar tapa el nido mediante un proceso inverso al inicial y en algunos casos da algunas vueltas alrededor del mismo con el fin de disimular las huellas y disminuir el riesgo de depredación y para reestablecer las condiciones originales de la arena.

Subir