Volver al indice de Tortugas

Amenazas

Las poblaciones de tortugas pueden sobrevivir a sus amenazas naturales (depredadores como aves, cangrejos, coyotes, tiburones, cocodrilos, etc) pero los seres humanos hemos intervenido en los hábitats y la vida de estos animales, de modo que si no actuamos pronto, su desaparición del planeta será inevitable.

Amenazas antropogénicas:

Subir

Amenazas Naturales:

Las tortugas marinas, como cualquier organismo vivo, son vulnerables a la depredación; esta vulnerabilidad varía con la fase de desarrollo; así mismo, las clases de depredadores también van cambiando conforme las tortugas van desarrollándose.

Presión sobre los nidos

El hecho de que las madres abandonen los nidos una vez que terminan de desovar hace que la etapa de incubación sea altamente vulnerable ya que durante éste periodo los huevos se encuentran expuestos a los cambios climáticos, a los fenómenos atmosféricos, al ataque de los depredadores y a los parásitos.

La mayor pérdida, sin contar la que ocasiona el hombre, se produce durante o inmediatamente después del desove, pues las playas que están cerca de poblados son constantemente recorridas por perros y cerdos, y en lugares solitarios, por coyotes, zorrillos, tejones, mapaches, y otros mamíferos que rápidamente escarban los nidos; los restos de huevos y crías que aún quedan en los nidos abiertos son finalmente devorados por zopilotes, gaviotas y cangrejos.

En las playas que se presenta el fenómeno de anidaciones masivas, las mismas tortugas que salen a desovar representan una gran amenaza ya que debido a la densidad de nidos en la arena las probabilidades de desenterrar huevos ajenos mientras se construye el nido propio son muy altas.

La presencia de parásitos en los nidos es otro factor que amenaza la supervivencia de las crías. Frecuentemente los nidos son atacados por larvas de moscas, hormigas e incluso pueden ser alcanzados. En algunas especies la presencia de ácaros tampoco es rara; cuando hay exceso de humedad también se pueden observar huevos y crías afectados por hongos y bacterias

Subir

La carrera hacia el mar

En el transcurso del breve recorrido terrestre las crías son atacadas por cangrejos que las arrastran hacia sus madrigueras o bien son devoradas por mamíferos: perros, cerdos, coyotes, zorrillos, tejones, mapaches, mangostas, o aves como la garza nocturna gaviotas, aguilillas, zopilotes y córvidos. Otras tantas tortuguitas mueren de insolación al quedar atrapadas en bancos de basura sobre la playa o al ser desorientadas por luces artificiales que confunden con el horizonte marino.

Ya en el mar las crías se enfrentan a un sinnúmero de depredadores, particularmente pelícanos, fragatas, gaviotas, cormoranes o peces carnívoros pelágicos y gran variedad de tiburones.

Subir

Adultos

Durante el proceso de desove muchas hembras son presas fáciles de depredadores (cocodrilos, jaguares, pumas o coyotes), ya que sus movimientos en tierra son poco eficientes. En playas con poblaciones humanas el ataque también se puede dar por animales domésticos como manadas de perros. Sin embargo como para la mayoría de especies en peligro de extinción, para las tortugas marinas el hombre representa la mayor amenaza. La alteración y destrucción de playas de anidación, el saqueo de nidos para consumo de huevos, el comercio de carne y caparazones de tortuga la contaminación de los ecosistemas marinos y las artes de pesca irresponsables que resultan en miles y miles de capturas incidentales año con año son sólo algunas de las causas que han llevado a las poblaciones de las diferentes especies de tortugas marinas al borde de la extinción.

Subir