Volver a Cetáceos

Anatomía

Durante millones de años los cetáceos han logrado adaptarse a una existencia totalmente acuática. Si bien han conservado características innatas de los mamíferos, como presencia de glándulas mamarias, la regulación de la temperatura corporal y su necesidad de respirar oxígeno del aire por los pulmones; han desarrollado transformaciones que asemejan más a peces que mamíferos.

Locomoción

Debido a las características físicas del agua y a los cambios de gravedad con respecto al aire, los cetáceos han tenido que cambiar su sistema muscular y esquelético para poder perfeccionar el nado rápido y de profundidad:

Estiramiento del cuerpo en forma de torpedo

Desaparece el pelo y toda estructura córnea en los ojos (reduce fricción con el agua)

Epidermis con rápida reposición celular y fuerte unión a papilas dérmicas y epidérmicas

Esqueleto adaptado para el nado

Subir

Digestión

El sistema digestivo varía en función de los hábitos alimenticios. Los misticetos presentan barbas como órgano de filtración del plancton y pequeños peces, mientras que los odontocetos muestran dientes agudos y alineados. El numero de estos depende de la especie y en algunos casos están ausentes. Su principal función es de aprehensión del alimento. Por lo que respecta al tubo digestivo, cabe destacar en los cetáceos la presencia de un estómago dividido en diferentes cavidades.

Subir

Termorregulación y osmoregulación

La mayor pérdida de calor se produce en el agua pero es contrarrestada por una piel desnuda con una capa gruesa de grasa bajo la piel ( blubber ). Por el contrario, el exceso de calor es eliminado gracias a la especial disposición del sistema vascular. En forma de contracorriente de venas y arterias en zonas determinadas como las aletas.

Los riñones de todos los mamíferos acuáticos presentan una morfología lobular característica, que hace que recuerden a un racimo de uvas, aumentando así la capacidad de filtración y retención de líquidos. Lo anterior evita la pérdida excesiva de agua.

Subir

Respiración

Otro sistema que evolucionó fue el respiratorio, este permite rápidos movimientos respiratorios, largos buceos, soportar grandes presiones y reducir los problemas derivados de las elevadas presiones parciales de gases en la sangre (ej: nitrógeno N 2 ). En los cetáceos el cráneo difiere de los típicos mamíferos por el proceso de telescopía, que resulta de la migración de las fosas nasales desde la parte anterior hacia la parte posterior dorsal. El sistema respiratorio comienza en el orificio respiratorio o espiráculo (doble en misticetos y único en odontocetos) y termina en los pulmones.

Subir